Una marca meridiana

A veces uno necesita afrontar justo ese desafío que no le conviene ni le corresponde, porque lo que le pide el cuerpo es enfrascarse en algo que ayude a descolocar la vida, sacudirla y ponerla un poco del revés. Más que nada, para que no se cumpla la condena de encajar en ella como una pieza más de un mecanismo predecible: como esa pieza que todos somos, a la postre, desde la programación fatídica de nuestros genes hasta la función que el código social que tarde o temprano acatamos, sea cual sea, nos asigna sin derecho a apelación

La marca del meridiano. Lorenzo Silva.

Imagen: Anja Rubik para Terry Richardson (Vogue Paris, 2009).

1 comentario so far
Leave a comment

[...] La marca del meridiano (Lorenzo Silva). Nunca había leído a Silva, y me dio la impresión de que los momentos reflexivos de su personaje eran mucho más interesantes que los de intriga policiaca. Por mucho que le pese al autor. Esto fue lo que resumí entonces en Zelestina. [...]



Deja un comentario
Line and paragraph breaks automatic, e-mail address never displayed, HTML allowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

(requerido)

(requerido)